lunes, 29 de junio de 2015

HOLI Festival 2015 - Bizkaia

Voy a contar mi experiencia después de haber formado parte del montaje y staff del HOLI Festival 2015 en Barakaldo, Bizkaia.

Antes de ponernos al tema, ¿quién es quién?
Los jefes. Unos Alemanes (Kartoffel a partir de ahora) chapuceros y agarrados que se pasaban 5 minutos por allí para comprobar que todo iba bien.
Los encargados. 3 chicos, más o menos de mi edad. Uno se encargaba de coordinar a los montadores, otro dirigía, atendía las llamadas, etc, se encargada de dirigir todo. Y el ultimo no sé muy bien que hacía ya que no se le veía mucho. En general, los 3 ayudaban y hacían de todo.
Y los montadores. Donde yo estaba. Nos limitábamos a hacer y montar lo que nos dijeran los encargados.
Aparte estaban los que montaban el andamio del escenario, los que montaban el bar, seguridad, etc...

Montaje (Días 25, 26 y 27 de Junio)
Lo que teníamos que hacer era cercar el recinto, montar la decoración del escenario, montar los puestos, ordenar todo, colocar los baños, pancartas, letreros, etc… 
La única ropa de seguridad que proporcionaron fueron unos guantes. Y menos mal, el encargado estuvo a punto de atravesarme la mano si no llego a tenerlos puestos,
El primer día no había ni herramientas. Hubo que comprar, pocas y de las baratas. No había para todos. Eso nos retrasaba en el montaje.
Nos pasábamos muchos ratos esperando por material y luego encima nos metían prisa cuando la culpa es de ellos.
Todo fatal organizado y dirigido. Mientras que el coordinador te pedía una cosa, el encargado te decía lo contrario y los Kartoffel te pedían otra.
Todo está hecho sin pensar. La decoración del escenario, es de madera! Teníamos que levantarlo entre 8! Las rocas que se colocan para sujetar las vallas, las poníamos a pulso! Ni una simple carretilla.
Uno de los ejemplos de lo desastre que fue aquello es que las vallas se volcaron con el viento por no poner contrafuertes. ¿Y de quien fue la idea? Del encargado. A pesar de que el coordinador aviso.
Casi todo lo que se montó, era reutilizado y muchas cosas estaban en malas condiciones. "Si compras de buena calidad, también se rompen". Palabras de los propios Kartoffel.
No exagero si digo que hubo suerte de que no le pasara nada a nadie.
El día 26 fue gracioso, porque supuestamente había unas horas al mediodía para ir a comer, pero se decidió dejar una hora y había a quien no le daba tiempo, así que tocaba comer allí, pero no todo el mundo había llevado comida, por lo que toco pedir a los Kartoffel. ¿Qué hicieron? 40€ para que comiesemos siete. Bien.

 
Staff (27 de Junio)
El día del festival. Ese día los montadores pasábamos a ser parte del staff, nos íbamos a repartir el trabajo de la puerta en dos turnos. A mí me tocaba por la tarde. Pero primero íbamos a la mañana, acabábamos rápido antes de abrir y me iba a casa hasta las 18h. Pero no fue así. Acabamos lo que pudimos, se abrió a deshora y cuando supuestamente los del turno de tarde nos teníamos que ir, parece que se vieron mal de gente y el Kartoffel nos endosó a mí y un compañero ponernos en la puerta. Ni siquiera pude cambiarme la camisa, que era la que usaba para montar. Supuestamente nuestra misión solo era quitarle la entrada a la gente, pero no fue así. Termine por encargarme de muchas cosas más.

Cuando en un trabajo hay problemas, quien debe de dar la cara y solucionarlos, es el jefe o el encargado. Pues aun lo estoy buscando. Yo y toda la gente que me preguntaba por él. Me toco ser a mí y a otros que tampoco era su trabajo dar la cara. Tuve que dar muchísimas explicaciones por todos los problemas al entrar, hablar con la gente y ayudarla. Hacer de puesto de información. etc. Si no hubiese sido por mi compañero y las camareras que me ayudaron muchísimo....
Ojo, no digo que los jefes estarían tocándose los huevos (o si, a saber). Pero no estaban allí, que es donde debían estar, por lo menos uno.

El Kartoffel me dijo que nadie pasara con entrada, por si algún listo salía, reentraba con la pulsera que te ponen al entrar por si quieres salir e intentaba volver a pillar colores o consumición. ¿Qué pasaba? Que si llegabas hasta mí, te quitaba la entrada y no habías cogido algo de lo anterior, ya no podías demostrarlo.
Hubiese sido todo mucho más fácil si en el ticket pones un par de casillas en blanco, pones los puestos del trago y los colores un poco más dentro, les dejas el ticket a la gente y haces que al ir a pedirlos tengan que enseñar la entrada, les marcas las casillas con rotulador y así se sabría quien ha pillado la consumición y los colores y se acabarían los problemas.

¿Falta de tiempo? ¿De gente? Más bien diría de organización. Estaba todo fatal señalizado. La gente iba muy poco informada. Si repartes unos flayer a la entrada, lo pones en la entrada o haces que el primero que te pide la entrada te explique qué cojas las cosas mientras entras, no habría problema.
Había gente que entraba sin haber pillado la consumición o las bolsas de colores.
¿Qué dijo el Kartoffel? Que es culpa de la gente y que si has pasado dentro, te jodes. Asi que hubo gente que se quedó sin lo que le correspondía. Aunque a la gran mayoría pude ayudarles. No sin discutir antes con alguna imbécil.
¿Y toda esa gente enfadada, sin su trago ni los colores, a quien recurría? A mí.
Había muchos que entendían la situación, yo allí era el último mono y no mandaba nada, pero hay a quien le costaba pillarlo y la tomaba conmigo.
Entiendo que la gente se enfadara, yo estaría igual. Pero me jode, porque no era mi culpa y les tenía que tocar los huevos nada más entrar.

Con la entrada tenías derecho a una consumición gratis. ¿Qué tipo de consumición? medio baso de sangría asquerosa. "¿Y la consumición?" Preguntaban. "Esa puta mierda". Contestaba yo. Viendo mi respuesta, había gente que se lo tomaba con humor. De todas formas, la consumición se acabó entre las 17h y 18h y todo aquel que llego más tarde se quedó sin ella. La excusa del Kartoffel fue que habían avisado en Facebook que a partir de las 18h ya no se daban. ¿Y si no tienes FB? Pues te jodes. Si lo llegas a poner en la entrada no habría problemas. Fue el peor momento del dia, la gente estaba muy cabreada y con razón.

El festival me pareció una mierda. Esa música no es mi estilo. El recinto era una mierda. Escenario cutre y pequeño con poquísima iluminación. En general, todo era un timo. ¿20€ una entrada?
Las camisetas que vendían, eran camisetas del decathlon de 4€, les pintaban el logo con una plantilla y las vendían por 15.

Ese día también fue gracioso el tema de la comida. Al staff nos prometieron que nos iban a dar de comer, había bar allí, etc. ¿Qué paso? Que fue imposible parar a comer. Y cuando pudimos, a las 19h, nos dieron a mí y mi compañero en la puerta, medio bocata de lomo. Bien. Mi turno acabo a las 20h.

Desmontaje (Día 28)
No pude ir. Me levante con la cara quemada, hinchada, etc... Alguno ya me aviso en la cola "te estas quemando". Tuve que ir al hospital. Quemaduras de 2º grado y un mes sin poder pisar la playa. Me recuperare.

¿Me arrepiento? Parezco idiota, pero no. Por la pasta! Que no.
A pesar de acabar en llamas y reventado, el día del festival mereció la pena, me lo pase genial, se me pasaron las horas volando, incluso con todos los problemas y líos que hubo.
Hay gente muy grande y es por esa gente que ha merecido la pena. Los tíos disfrazados, borrachos, etc... Cuando podía bromear me echaba unas risas mientras entraban. Además, supe manejar bastante bien todo aquello y no eran pocos los que me daban un abrazo o me llamaban crack por saber manejar todo ese lio y no ser un simple capullo que te dice no.
Sin mencionar las chicas. Eran guapísimas! La mayoría pasaban rápido, pero con alguna podías hablar un poco y bromear, por ejemplo en caso de que quisieran guardarse la entrada, era fácil quedar bien y llevarte premio. Me acuerdo de alguna, como la chica de la taquilla súper maja, la que tenía un ojo de cada color que era preciosa, la asiática a la que le regale una bolsa de colores, la morenaza que me dijo te quiero por darle agua o las dos a las que les conseguí las pulseras rosas. En general de todas las que vinieron pidiéndome ayuda con algún problema. Me alegro de haber podido ayudar a algunas.

Que al final del día se acuerden de ti y te saluden o pase gente a darte la mano es de agradecer. Por lo menos alguien agradeció mi trabajo.

0 [Comentarios]: