martes, 29 de septiembre de 2015

Análisis Prison School (Anime)


Titulo: Prison School - Kangoku Gakuen - 監獄学園
Géneros: Seinen, Comedia, ecchi
Estreno: Verano 2015
Estudio: J.C.Staff
Episodios: 12
Fansubs: Puya | Tekeremata
Valoración: ★★★★

La Academia Hachimitsu había sido hasta ahora exclusivamente femenina. Sin embargo, a partir de este año se convierte en mixta y acepta la asistencia de chicos. Cinco jóvenes son los únicos en inscribirse en ella. Lo que parecía que iba a ser un sueño rodeados de cientos de chicas, se convierte en un infierno. Los cinco son descubiertos espiando a sus compañeras en el baño y son enviados a la prisión dentro del instituto por el Consejo Estudiantil Clandestino, que los castigara por sus depravados actos o serán expulsados.

Ya conocía el manga de Kangoku Gakuen a través de capturas que había visto por tumblr y siempre me había llamado la atención por el dibujo del autor y su elevado tono, pero nunca encontraba hueco para leerlo. Por suerte lo han adaptado a un anime de 12 capítulos que acaba de terminar y no he tardado ni 5 minutos en venir a recomendároslo.

Los personajes.
En un anime Japonés sabes que siempre vas a tener los perfiles típicos y más cuando es un anime de instituto. Pero en Prison School le dan una vuelta de tuerca más. El consejo estudiantil, con su presidenta modélica cabrona, capaz de controlar a los cuervos. La vicepresidenta voluptuosa medio en bolas que se encarga de maltratar a los presos. Y la secretaria tsundere especialista en artes marciales. Forman el grupo de "feminazis" que harán la vida imposible a los alumnos/presos.
Kiyoshi, el típico prota que acaba en las situaciones más erótico-festivas. Gakuto, el estratega del grupo que siempre se lleva las hostias. André, un gordo sadomasoquista con la cara pequeña. Joe, oculta su cara con una capucha, tose sangre y es amante de las hormigas. Y Shingo, el típico rubio malote del grupo.
Todos tienen su peso dentro de la absurda trama, se reparten la atención a lo largo de los capítulos. Pero quien de verdad se lleva el protagonismo es Gakuto. Su forma de hablar, las hostias que se lleva, las locuras que le dan y las caras que pone. Personaje brillante y desde ya, de mis favoritos.

La animación y el diseño de personajes.
Por suerte se mantiene y es calcado al del manga. Me encanta, es tan perfecto. Al ver las imágenes promocionales me hacían temer por una animación mala. Suele pasar en muchos animes que si tienen buen diseño, ahorran en movimientos o la calidad de los diseños baja por el trabajo que da. Pero todo lo contrario, tiene una calidad pocas veces vista, más que notable. Muchas sombras, diferentes tonos de piel, texturas... Es un estilo que no había visto nunca. No solo eso, si no que en ocasiones especiales mezclan 3D, con diseños de LEGO, estilos de manga antiguo y otras sorpresas.

Gakuto. El emperador Xian estaría orgulloso de él.
El humor.
Hacia muchísimo que no me reía tanto ya no solo con un anime, si no con una serie, película, lo que fuera. Desde el primer capítulo te estas riendo. Cada semana antes de ver el episodio pensaba, "es imposible que mantengan el nivel, no puede ser tan buena que te haga reír todos los episodios, tarde o temprano va a tener que decaer, algún capitulo malo tiene que tener". Pero que va. Las situaciones en las que pegan a Gakuto, cuando André quiere ser castigado, las caras de idiotas que ponen Shingo y Kiyoshi cuando están con las tías. Hay un momento, cuando la vicepresidenta echa un pulso con André, que es legendario, te mueres de la risa… Sí que hay algún capítulo más gracioso que otro, pero en los que te ríes menos, tienen otros puntos, como ser épicos. El discurso de Kiyoshi al director sobre que prefiere, si los culos o las tetas y por qué, no puedes más que levantarte y aplaudir. Épico.
Generalmente el humor Japonés no es lo mío, aunque sí que consiguen sacarme sonrisitas, me cuesta reírme con sus bromas. Hasta ahora pocos animes han conseguido hacerme reír, Detroit Metal City, Great Teacher Onizuka, Chobits, School Rumble, Ebichu, Genshiken o Kimi ni Todoke, no obstante fueron ocasiones contadas. Pero es que Prison School ha superado a todos ellos. Diría que es el anime más gracioso que yo haya visto nunca y casi un himno o el anime bandera para los pervertidos.

La música.
Solo con el opening ya entras motivado a ver el capítulo. No tiene una gran animación, pero cuenta con un temazo. Y el ending no se queda atrás.
El anime cuenta con 4 o 5 melodías muy reconocibles que las repiten en cada episodio. Cuando Gakuto explica sus planes, en los momentos de tensión, etc... Sabes perfectamente de que va la escena sin mirar, solo escuchando la música. En un anime de peleas, con 200 capítulos ya sabes que tema va a sonar cuando pelean, pero en un anime tan corto y como este es difícil de encontrar tanta personalidad.
Me gustaría destacar el sonido. Fluidos corporales, trajes apretados, el sonido distorsionado de las hostias, etc... Todo tiene un sonido que lo hace más remarcable.

En este caso la censura esta puesta a posta para que no sepas lo que es. Y créeme, no es lo que piensas.
Censura.
Tiene bastante y estuve a punto de esperarme a que saliese en BD para la versión sin censura. Pero acabe viéndola y no me arrepiento. La censura no estropea la serie ya que no la veía por el ecchi si no por su humor. A los pocos capítulos casi que me alegre de tuviese censura puesto que quería verla por lo graciosa que era. Y así fue, el ver tetas no era la razón para verla. Aunque nunca está de más.
Esto mismo me paso por primera vez con el manga de Monster Musume no Iru Nichijou, me preguntaba si lo leía por lo gracioso que era o por ver tetas de chicas monstruo.
Prison School no es un ecchi más en el que se busque solamente alegrar la vista para contentar a los pervertidos, aquí el ecchi se lleva al extremo hasta hacerlo una burla. El claro ejemplo es la vicepresidenta. Las situaciones donde la ves sudar son ridículas, las posturas que adopta, los ángulos de cámara cuando se le ve todo son WTF!? No veras la típica escena del prota tropezando y cayendo sobre la chica. Aqui se dejan de tonterías y hay escenas de lluvias doradas directamente, por poner un ejemplo de las burradas que hay en este anime. Las escenas entre Hana y Kiyoshi rozan el hentai. Estoy hasta los huevos ya de animes donde no se ve ni un simple beso.

Prison School desprende calidad por todos lados y entra de lleno en mi lista de favoritos. Diseño, animación, música, sonido, personajes. Cierto que su historia no te va a cambiar la vida, pero nunca está de más relajarse un poco. Me he quedado con ganas de más y seguramente vuelva a verlo cuando salga el BD sin censura.
El anime termina en todo lo alto con un gran "final" totalmente abierto para continuar en una segunda temporada. Y el manga continúa publicándose. Echándole un vistazo por encima parece bastante fiel. Por lo que esperare algunas semanas para ver si hay anuncio de 2ª temporada, si no, comenzare a leer el manga que casualmente hacía tiempo que tenía descargado.

0 [Comentarios]: