martes, 21 de mayo de 2013

Thomas Was Alone (Analisis/Opinion) PSN

Hace unos días me pidieron participar en la web AkihabaraBlues con un análisis del Thomas Was Alone. Tenia ganas de hacerlo, así que no lo dude. Podéis pasar por su web a leerlo o continuar aquí.

Thomas Was Alone es un juego indie creado por Mike Bithell. A primera vista parece el típico juego flash de navegador y es que ese fue su origen, allá por el 2010. Aunque ahora se puede disfrutar en más plataformas: PC, PS3, etc…

TWA te presenta a Thomas, una IA representada por un cuadrado rojo en un mundo abandonado y oscuro pero del que quiere salir. Avanzamos e iremos saltando a través de portales, de habitación en habitación por las que iremos conociendo nuevas IAs representadas de muchas formas y colores posibles. Thomas estaba solo.

Cada IA cuenta con su propia habilidad (o superpoder ;P). Como por ejemplo Sarah, una pequeñaja que puede dar doble salto o Claire que es la única que puede caer al agua sin morir. Y lo que es más sorprendente, cada uno con su propia personalidad acorde a su imagen. Esto es maravilloso. Por ejemplo, tenemos a Laura, un rectángulo alargado y rosa, que es una chica insegura y que se come demasiado la cabeza pensando que los demás no son amigos suyos, que únicamente la quieren para saltar encima de ella (su habilidad es que puedes rebotar si saltas encima). Otros ejemplos son la chica gordita representada en un cuadrado azul grandullón o el chiquitin, un cuadrado naranja al que siempre tienes que ayudar… pero todos ellos comparten una cosa, sus inseguridades y temores.

Sentimiento de soledad.

Jugablemente no es nada del otro mundo. Solo podemos movernos y saltar, nunca te vas a quedar atascado porque has colocado mal una figura o tenías que haber puesto antes esto o lo otro, siempre hay una salida o vuelta atrás. No es un juego de puzles complicados, no vas a retar a tu mente y terminar con dolor de cabeza. Si vas pensando que es un juego de puzles y vas buscando dificultad, no te va a gustar. Son pequeñas pruebas que debes ir superando mediante las habilidades de los cuadrados, cooperando y combinando sus superpoderes. Algo así como en ICO cuando Yorda no llegaba a un borde y le tenías que lanzar una caja. Pues aquí lo mismo, hay algunos de estos cuadriláteros que por su tamaño o habilidad no pueden llegar o pasar por cierto sitio y debes de ayudarles para que avance. Como usar al larguirucho de Jonh para dar grandes saltos o mismamente a Thomas para que el pequeño Chris alcance zonas altas. Llegas a verlos como un grupo de amigos teniendo sus aventuras.

Según avancemos niveles irán planteándose nuevas pruebas y retos, para dar variedad a la jugabilidad. Como el cambio en la gravedad donde James es el rey, aunque todos se burlan de el por ir al revés. Hay niveles de todo tipo, puzles simples, algunos más plataformeros, tienes hasta la típica que el nivel del agua va subiendo y tienes que ir saltando hacia arriba. No llegas a cansarte porque nunca haces lo mismo. Como añadido, cuenta con unos pequeños coleccionables, un par de cuadraditos por cada escenario, que no cuestan nada encontrar.

¿Tiene algo malo? No he notado ningún fallo, error, bug ni nada parecido, aunque quizá solo me ha pasado a mí, si intentas apurar demasiado el salto he notado que no reacciona a tiempo a pesar de sentir que si he pulsado bien el botón. He llegado a tropezar con la misma piedra varias veces seguidas por este motivo. También, cuando controlas muchos cuadrados, para elegir a quien controlar, tienes R1/L1 en PS3, para saltar de uno a otro, a mí se me ha hecho algo torpe y confuso. La dificultad no es muy alta y puede ser un paseo. Y en cuanto a duración, yo lo he terminado en poco más de 5 horas y sacando el 100% de trofeos/logros. Estos dos últimos puntos van más a gusto, no tengo ninguna pega, pero yo lo digo.

Thomas es un juego minimalista y creo que ese es su mayor hándicap, su aspecto visual, pero no en cuanto a que haga daño a los ojos, sino que es un obstáculo para darse a conocer, para que la gente lo juegue. Apostaría mi colección de tazos de Pokemon a que muchas personas al verlo lo han descartado y han pasado de jugarlo. En cambio es más fácil darle la oportunidad mediante recomendación, boca a boca, leyendo un análisis como este o cualquier otra forma, porque si no es difícil darle una oportunidad. Yo lo reconozco, no lo hubiera jugado si no hubieran hablado tan bien de él en los GOTY del mejor podcast de videojuegos (cofGameOvercof) y gracias a PSN+ que si no hubiera sido porque está gratis, lo hubiera pasado por alto.

Trabajo en equipo.

El paisaje es todo igual, cuadrado. Líneas rectas y ángulos de 90º, todo de color negro, representando el suelo, muros, paredes. Visualmente apenas tiene nada, lo mas destacable les a iluminación, de vez en cuando algo de lluvia, sombras, un color de fondo, etc. El juego cuenta con dos puntos que son indispensables y que sin ellos TWA no sería tan emotivo. El primero. La BSO en mi opinión es perfecta para este juego, es lo que le da sentido. Por supuesto, cuando termines cada partida silbaras las canciones y por supuesto, iras como loco a descargar el OST (o comprarlo). Todos los temas son pegadizos y muchos con un tono entristecido que aumenta el sentimiento de abandono. Cada uno de los 10 escenarios cuenta con su tema musical, terminaras las 10 pruebas del escenario en 20/30 minutos y aunque las canciones son cortas, se repiten en bucle, pero sin llegar a cansar.

Y el segundo. El narrador, Danny Wallace, cómico británico. O más bien el texto que narra. (Voz Ingles, Sub.Esp). Nos cuenta la historia de los cuadriláteros que nos vamos encontrando. La historia le añade sentimiento, hace que sientas simpatía por los cuadrados, consigue dar vida a unos cuadriláteros. Si no te dejas atrapar, si la BSO y la historia no te hacen sentir cosas no disfrutaras al máximo, o más bien no entenderás por qué es tan buen juego.

No es un AAA, no es un juego legendario, sin estos dos últimos puntos y sin BSO sería un simple puzzle-plataformas, pero al completo es algo más, y esa es su grandeza. Para mi tiene ese plus, esa magia que tienen juegos como LIMBO, Machinarium, Journey, un Zelda o un juego del Team ICO. Ojo, no lo pongo al mismo nivel, porque no llega, pero si comparten ese “algo más”. Después de jugar Thomas me viene a la cabeza un insulto del Sargento Hartman en la película La Chaqueta Metálica: Eres tan feo que podrías estar en un museo de arte moderno. Y así es.

90/100

0 [Comentarios]: